LA MANDARINA ES UN CÍTRICO MUY FRAGANTE, QUIZÁS INFRAUTILIZADO RESPECTO A OTROS MIEMBROS DE SU FAMILIA. EN ESTE CASO, ADEMÁS, SU FORMA Y MEDIDA ES IDEAL PARA JUGAR VISUALMENTE CON EL RESULTADO FINAL.

 A nosotros nos gusta hacerla especialmente en verano, porque nos da una sensación refrescante que sorprende a la hora de comer pan. Te apetece mojarte haciendo esta receta?

Ingredientes

  • 400 g de harina de fuerza
  • 100 g de harina integral de trigo
  • 30 g de azúcar moreno
  • 10 g de sal
  • 150 g de zumo de naranja
  • 125 g de yogur de limón
  • 75 g de leche
  • 50-100 g de agua
  • 100 g de mantequilla
  • 20 g de levadura fresca de panadero

Ingredientes adicionales

  • Colorantes alimentarios rojo y amarillo
  • La piel de 3 mandarinas
  • 100 g de naranja confitada (opcional) 

Y ¿cómo se prepara esto?

Mezclamos todos los ingredientes base. Tras un breve amasado dejamos reposar durante 10 minutos.

Estiramos ligeramente la masa y le damos un plegado simple. De nuevo dejamos reposar durante 10 minutos. Dividimos la masa en dos porciones, una grande de 750 g y la otra de unos 250-300 g.

A la pieza grande, y con la ayuda de un plegado, le añadimos la fruta confitada y la piel de las mandarinas. A la pieza pequeña le añadimos poco a poco los dos colorantes hasta conseguir un tono naranja de mandarina homogéneo. Dejamos reposar hasta que doblen el volumen las dos piezas.

Cortamos la pieza grande en porciones de 150 g, la pequeña en porciones de 50 g. Boleamos las piezas y dejamos reposar 10 minutos. Estiramos la masa naranja con un rodillo y envolvemos las bolas de masa sin color. Colocamos en la bandeja de cocción con el cierre de la masa hacia abajo y esperamos a que doblen el volumen. Horneamos a 180ºC durante 15 minutos. 

2 comentarios de “Receta refrescante: Pan de mandarina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *